Ante un diagnóstico de cáncer de mama

Recibir un diagnóstico de cáncer de mama no es cosa fácil.

De pronto, la mujer se enfrenta a innumerables situaciones nuevas e inesperadas, así como a una serie de sentimientos muy diversos, como ansiedad, rabia, tristeza, depresión, aislamiento, inseguridad y miedo. Todas estas emociones son frecuentes en la mujer, pero no necesariamente aparecen.

¿Por dónde empezar? ¿Qué preguntar? ¿Tendré cura? Y ahora, ¿qué voy a hacer?

Exámenes, cirugía, post-operatorio, recuperación, quimioterapia, efectos colaterales, radioterapia, terapia hormonal …

Cuando se diagnostica un cáncer de mama hay que seguir varias etapas, que pueden incluir o no todas las citadas anteriormente. Claro que eso depende del caso particular y de la decisión del médico. Actualmente, la oncología cuenta con recursos avanzados de diagnóstico que tienen por objeto maximizar el tratamiento de la enfermedad, al tiempo que se minimizan los efectos colaterales de las diferentes modalidades terapéuticas. Para tomar una mejor decisión, el médico podrá solicitar otros exámenes como, por ejemplo, la prueba de receptores hormonales, que confirma si el cáncer es sensible o no a la terapia hormonal (que es una de las opciones de tratamiento).

Algunas mujeres con cáncer de mama tienen cantidades anormalmente altas de proteína ErbB2, y eso puede contribuir al crecimiento y al desarrollo del tumor. Hoy en día existen medicamentos específicos para estos casos; por eso, hay la necesidad de hacer un examen llamado inmunohistoquímico o prueba FISH.

El tratamiento que se recomienda para el cáncer de mama depende del tipo de tumor y del estado de desarrollo de la enfermedad. Para cada tipo de cáncer hay un tratamiento específico, que puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia, terapia hormonal, terapia con un objetivo (blanco) específico y terapia inmunológica. El mejor tratamiento para el caso particular lo recomendará el médico, basándose en el análisis del tipo específico de cáncer y de los exámenes complementarios previamente solicitados.

Escuche atentamente cuanto su médico le diga; y pregunte la duración de cada tratamiento, cómo se realiza, qué se puede esperar de él, cuál es el pronostico, qué va a suceder con ella enfermedad y con usted durante y después del tratamiento. Es muy importante informarse de todo lo que rodea al tratamiento; principalmente, sobre cómo tener y mantener una buena calidad de vida durante y después de esa etapa.

Material producido por Oncoguía.

Derechos reservados ©2019  Merck Sharp & Dohme I.A. Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Centroamérica y República Dominicana