Conociendo la mama

Los senos femeninos están constituidos, en su mayor parte, por tejido graso y tejido conectivo. Las mamas tienen secciones llamadas lóbulos, que es donde se produce la leche materna. Los lóbulos están formados por una red de tubos finos o ductos, que son los encargados de conducir la leche hasta un área más oscura de la piel que se halla en medio de la mama, la aréola. Al juntarse, los ductos forman tubos mayores que se unen en el pezón, lugar donde la leche se halla disponible para que el bebé la tome.

Los senos de la mujer muy pocas veces tienen la misma forma; su tamaño está dado por la cantidad de tejido graso presente en la mama. El tejido muscular se encuentra debajo del tejido mamario, separando las mamas de las costillas. Los músculos y el ligamento de Cooper son los encargados de soportar todo el peso de la mama.


El oxígeno y los nutrientes llegan a las mamas por medio de la sangre que circula por todo el cuerpo, a través de una red de vasos sanguíneos y de capilares. El tejido mamario se extiende hasta las axilas. En éstas se encuentra una colección de ganglios linfáticos que forman parte del sistema linfático, el responsable del combate a las infecciones que sufre el organismo.

Material producido por Oncoguía

Derechos reservados ©2019  Merck Sharp & Dohme I.A. Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Centroamérica y República Dominicana