Conversando con su médico

Vivir con una enfermedad grave puede convertirse en un gran desafío; los pacientes necesitan adaptarse y, muchas veces, cambiar su estilo de vida.

El síndrome mielodisplásico puede afectar también a los miembros de la familia y aún a los amigos. Converse con su médico y con el equipo que se ocupa de su caso; eso podrá ayudarle a disminuir sus preocupaciones sobre la enfermedad y sobre su propio futuro. Un equipo profesional puede también orientarlo acerca de aspectos específicos; por ejemplo, el nutriólogo le dará orientación nutricional; el físioterapeuta le recomendará el tipo de actividad física que debe hacer; las enfermeras, los cuidados y recomendaciones a seguir, etc.

El aspecto emocional también es muy importante. Para eso, puede recurrir a un psicólogo o a un psicooncólogo, que es el especialista en este tipo de pacientes. Es importante que el paciente sienta que tiene control sobre su propia vida.

Preguntas que puede hacer:

  • ¿Qué es el síndrome mielodisplásico?
  • ¿Cuál es mi caso específico?
  • ¿Cómo será el tratamiento?
  • ¿Tendrán que aplicarme quimioterapia?
  • ¿Tendrá efectos colaterales el tratamiento?
  • ¿Será necesario aplicarme transfusiones?
  • En caso de necesidad, ¿puedo entrar en contacto con algún miembro del equipo interdisciplinario?

Pregunte todo lo que no le quede claro. Recuerde que está en su derecho.

Material producido por Oncoguía.

Derechos reservados ©2019  Merck Sharp & Dohme I.A. Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Centroamérica y República Dominicana