Tipos

El síndrome mielodisplásico abarca un gran número de enfermedades mieloides neoplásicas, pero la mayoría de los casos pueden clasificarse en subgrupos, basándose en la cuenta de células sanguíneas y en el aspecto que tienen.

Citopenias crónicas y no progresivas

Son deficiencias en el número de células sanguíneas, sin evidencia de blastos leucémicos. Forman aproximadamente la tercera parte de las enfermedades mielodisplásicas.

La enfermedad puede provocar deficiencias en 1) glóbulos rojos, 2) glóbulos rojos y leucocitos, 3) glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas. Cualquiera de estas condiciones puede permanecer inalterable durante años. Si la deficiencia en la cuenta de células sanguíneas es leve, sus efectos sobre las capacidades del paciente en sus actividades diarias pueden ser leves. Del 10% al 15% de los pacientes de este subgrupo pueden desarrollar más tarde una leucemia mieloide aguda.

Citopenias progresivas

La característica más importante de este subgrupo de enfermedades mielodisplásicas es la presencia de blastos leucémicos en la médula. En forma general, los blastos leucémicos están asociados a otros factores, como cuenta disminuida de eritrocitos, de leucocitos y de plaquetas, y otros cambios en la forma y en la estructura de las células sanguíneas, características de los síndromes leucémicos.

Como el subgrupo de enfermedades no progresivas, las citopenias progresivas pueden tener una amplia gama de severidad. La presencia de blastos leucémicos en cantidad elevada hace que los pacientes sean considerados portadores de leucemia mieloide aguda.

La proporción de blastos leucémicos en la médula y el grado de alteraciones en las células sanguíneas están directamente relacionados con el ritmo de desarrollo de la enfermedad.

Derechos reservados ©2019  Merck Sharp & Dohme I.A. Corp. Una subsidiaria de Merck & Co., Inc., Kenilworth, NJ, USA. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Centroamérica y República Dominicana